Los cambios fundamentales (IV)

el

Aquí os dejo otra entrega de las historias de Tom. La Imagen que la acompañar es un montaje sobre el “Trigal con segador a la salida del sol” (1889), de Van Gogh y el “Don Quijote”(1955), de Picasso.

Fuente de la imagen:http://blocs.xtec.cat/dqvisual/2013/03/31/propuesta-de-silvia-p-b1c/

 

¡La vida es una adivinanza, un acertijo!
Todo el mundo sabe por experiencia que la vida es imprevisible, caprichosa y, en cierta manera, absurda; no obstante, sabemos también que la vida es preciosa, fascinante, agradable y placentera. Es decir, la vida es la vida, y aunque sabemos que un día va a terminar, jamás o casi nunca, estamos listos para marcharnos. Vivimos, por consiguiente, en un estado de inquietud e incertidumbre, esperando y temiendo lo imprevisto.

¿Qué deberíamos hacer frente a todo esto? La solución o parte de la solución es no tratar de encontrar la estabilidad ni la paz, sino buscar la sabiduría, la cordura y la tranquilidad para aceptar las cosas, o sea, disfrutar lo bueno y mantener la calma frente a las desgracias y a los imprevistos.

Hace muchos años mi mujer y yo estamos disfrutando de la vida en todo su sentido, es decir, nos parecía que nuestros hijos estaban contentos, nuestras inversiones iban bien, la vida cultural e intelectual en Dublín era, como siempre, estimulante, cuando, como caídos del cielo, dos acontecimientos nos sorprendieron.

Al haber tenido unos años de éxito en la granja en Francia decidimos invertir más dinero para expandir nuestro negocio y producir una nueva flor, los girasoles. Al mismo tiempo esperábamos aumentar los beneficios y recibir más ingresos. Desgraciadamente, tuvimos un invierno y una primavera horribles. El tiempo fue un desastre y como consecuencia, la cosecha fue la peor de los últimos treinta años.

En Dublín, durante la misma primavera, en marzo, para ser más exacto, yo caí enfermo de cáncer, un cáncer muy severo; tan grave que mis amigos pensaron que me visitaban por última vez antes de mi fallecimiento.

Mientras yo estaba enfermo en Dublín, nuestras hierbas, plantas y flores se pudrían en Francia. Un total y absoluto desastre.

Perdimos todo. Nos vimos obligados a vender todos nuestros activos en Francia para pagar nuestras deudas y nuestros préstamos al banco.

Pero, también es verdad que el tiempo fue pasando y las cosas mejoraron. Después de unas semanas en el hospital, sin prisa pero sin pausa, comencé a recuperarme. Entre los cirujanos, los oncólogos, los herboristas y los charlatanes, mi salud volvió.

A pesar de estar todavía débil, decidí que, como parte del proceso de recuperación, teníamos que pasar tiempo al sol, y me pareció que España sería un país perfecto en todos los aspectos para este objetivo. Habíamos sufrido muchos altibajos, pero nunca se sabe, tal vez España nos ayudaría a cambiar la rueda de la fortuna. No obstante, la vida había cambiado ya para siempre.

Tom

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. pabl0pedr0 dice:

    Eres un caballero lleno de sorpresas Tom. ¿Dónde estaba tu granja con girasoles exactamente!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s